El caminante

Se fue una mañana. Le dijeron que detrás de las montañas había un nuevo horizonte. Al tiempo tuvimos noticias de él, a través de un peregrino del otro lado que escuchó lo mismo.

El aviador

Salió, voló, murió y le dieron una medalla. Su hijo le siguió en la misma suerte, y algún tiempo después, también su nieto. El bisnieto se compró un paracaídas: no le dieron nada.

Alberto y Cortazar

Cuando Alberto entró al aula y se paró frente a la foto de Cortazar ambos se miraron: barbudos, humeantes y descreidos; luego Cortazar pitó una vez más y siguió paseando por la galería fotográfica.

Encuentro

Joaquín miró a la Paca, una morena hermosa de caderas anchas, sonrisa vergonzosa y rosa en el pelo; ella dejó caer la mirada y sus nietos cruzaron el océano para llegar hasta América.

Segrob

Cuentan que Segrob, en los últimos estadíos de su anagrámica locura, consumía las tardes tratando de comprender los versos que urdía su imagen al otro lado del espejo.