Gustavo D. Ripoll

Quomodo fabula, sic vita.

De mañana

De mañana

Finalista: IV Concurso de Microrelatos Eróticos   Nada puedo hacer. El mundo tiembla y me acurruco como un gorrión aterido. De mi enarbolada libertad solo queda el rezongo murmurado en las caricias: un aleteo frágil de suficiencia fanfarrona. Lo perdí todo, o quizás lo entregué. Ya no hay pasado: solo un presente continuo.

Mujer

Mujer

Una mujer. Una mujer y un cuchillo. Un amasijo de curvas pensado para trazar la vida. Quién te crea y quién te corta. Un vientre y un filo. Y el peligro, jugando con el surco del metal en la tierra. Te marcó la costilla, muñequito de barro; y vos encima enamorado.

Licantropía

Licantropía

Cuando toma la senda peatonal para el trote diario de las tardes, siente que al fin la bronca y las preocupaciones del día empiezan a aflojarse de sus músculos. Por extraño que pudiera parecer, este desgaste final lo ayuda a aflojar las tensiones y a recuperar la energía que perdió durante el día.

Leer más Acerca deLicantropía