Segrob

Cuentan que Segrob, en los últimos estadíos de su anagrámica locura, consumía las tardes tratando de comprender los versos que urdía su imagen al otro lado del espejo.