José Saramago

Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay.