Aletargo

No hay para el aletargo como la prisa constante. El aquí, ahora, derech izquierd es un rumrum que adormece.

Será menester entonces, tanto como se pueda, no hacer nada. Y así poder hacer las cosas importantes.