El aviador

Salió, voló, murió y le dieron una medalla. Su hijo le siguió en la misma suerte, y algún tiempo después, también su nieto. El bisnieto se compró un paracaídas: no le dieron nada.