A lo mejor…

¿Quién sabe? A lo mejor no está todo perdido.

Recién vi a una mujer que tenía tatuada en el hombro una imagen del Principito. En el momento no me di cuenta de sacarle una foto, pero me quedé pensando que alcanza un solo granito de azúcar para endulzar todo un día.